¿Por qué elaborar un flujo de caja proyectado?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Predecir qué es lo que pasará con tu dinero en el futuro, es decir, elaborar un flujo de caja proyectado, es una excelente herramienta que te ayudará a llevar de manera ordenada el manejo de tu dinero.

El flujo de caja proyectado es una herramienta  fundamental para cualquier persona, natural o jurídica con el fin que prevenir posibles eventos futuros y asignar eficientemente los recursos.

¿Para qué sirve el flujo de caja proyectado?

El flujo de caja proyectado te permitirá detectar problemas como la falta de liquidez en un periodo determinado, ya sea en una semana, un mes o un año.

A la falta de liquidez me refiero como el efectivo (dinero) que no se tiene en el momento. En algunas ocasiones no se cuenta con ello, simplemente porque compraste algo por impulso, prestaste dinero a algún familiar, por el mantenimiento del vehículo, no consideraste el pago de impuestos u otras cosas más.

Detectar este tipo de gastos con anticipación te permitirá ahorrar en los meses en los que cuentas con excedente de efectivo para cubrir estos gastos futuros, o si no cuentas con excedentes de efectivo, solicitar anticipadamente un préstamo al banco para cubrir estos gastos de consumo (y no estar prestándose de otras personas con intereses extremadamente altos).

¿Cómo elaborarlo?

La idea de realizar un flujo de caja personal proyectado es conocer a fondo la forma en que administras tu dinero. Puedes comenzar con los siguientes pasos:

En un Excel…

En las columnas establece los períodos; puede ser por semana, por mes, o porque no por días.

En las filas colocarás los ingresos y gastos: los ingresos se refieren a todo el dinero que generas y las salidas son todo el dinero que gastas, los cuales incluyen tus necesidades vitales como vestir, comer, gastos en tu hogar, transporte, etc.

Una vez hecho esto, a los ingresos de cada periodo tendrás que restarle todos los gastos que podrías tener en cada periodo.

Como resultado podrás obtener estas 3 opciones:

1) Tus ingresos son menores que tus gastos: Si eres una persona asalariada y  sucede esto en todos los periodos déjame decirte que tendrás que ajustar tus gastos.

2) Gastos iguales a los ingresos: Esto significa que cuentas con lo suficiente para cubrir tus gastos del periodo, pero CUIDADO, cualquier gasto que no hayas tomado en cuenta (o algún imprevisto) te obligará a pedir prestado.

3) Tus ingresos son mayores que tus gastos: este debería ser el escenario al que todos queremos. Tienes la oportunidad de ahorrar, así como hacer frente a imprevistos.

Según tus resultados tendrás que ajustar tus gastos para que logres estar en el escenario ideal.

PARA IR TERMINANDO

Déjame decirte que no importa como comiences, si tal vez no logras manejar bien la herramienta Excel, hazlo con lápiz y papel, pero comienza de una vez a elaborar tu flujo de caja personal proyectado, ya que gracias a esto podrás detectar gastos anticipados y así ahorrar para no pagar intereses por préstamos.

Acá te dejo uno de los primeros flujos proyectados que utilice con mi mujer, para que veas que no importa cómo lo haces, lo importante es comenzar a hacerlo.

Flujo de caja básico

EN CONCLUSIÓN

El flujo de caja proyectado te permitirá determinar los ingresos y egresos de dinero en un periodo de tiempo, mostrándote cuando tus ingresos son menores que tus gastos, cuando los gastos son iguales a los ingresos y cuando tus ingresos son mayores que tus gastos.

Espero que este consejo te haya servido y aplicarlo no es nada del otro mundo.

Muchas gracias.

¿Te gustó?…  no olvides seguirme en FACEBOOK

Share.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares